AGORAFOBIA

905BE282-8687-4C7B-AC17-FA2D7804DB4D

ORIGEN DE LA PALBRA:
La palabra agorafobia es el miedo irracional a los espacios abiertos, como plazas y avenidas anchas. Proviene del griego: ἀγορά (agora = asamblea, plaza pública, mercado, discurso, ver: ágora) y φοβiα (fobia = temor, ver: fobia).

Esta palabra fue acuñada por el psiquiatra alemán, Karl Friedrich Otto Westphal en un libro publicado en 1872, Archiv für Psychiatrie und Nervenkrankhein (Archivo de Psiquiatría y Enfermedades Nerviosas). La traducción alemana de ἀγοράφοβiα es Platzfurcht (Platz = espacio; Furcht = miedo).

SINTOMAS PSICOLÓGICOS:

  • El miedo a estar o a quedarse solos en muchos de los lugares a donde han de ir.
  •  A partir del anterior, desarrollan una dependencia a otras personas. Se sienten más seguros y tranquilos si van acompañados de una persona de confianza.
  •  El miedo a perder el control en un lugar público.
  • El miedo a estar en lugares de donde pueda ser complicado salir; si llegaran a sentirse mal.
  • Miedo a viajar en transporte público; por no poder escapar de allí si se encontraran  ansiosos.
  • Miedo a esperar su turno en una cola; así como estar en sitios donde hay mucha gente.
  •  En muchas ocasiones, se sienten tristes o desanimados por lo que les ocurre y que no pueden controlar. Se sienten incapaces de superarlo.
  • Debido a todos estos síntomas, terminan pasando mucho tiempo sin salir de casa; y esto, supone un aislamiento social.

FF916C96-CC20-4302-B0AD-84461E4E6922

EJEMPLO DE UN CASO DE AGORAFOBIA:
Una paciente indicó que todo comenzó mientras estudiaba en la universidad, a los 23 años. Una mañana tomó un autobús lleno de gente y sintió una fuerte sensación de sofoco, opresión en el pecho y náuseas que le hicieron vomitar. Desde entonces teme las situaciones en las que hay aglomeración de personas y los autobuses repletos de gente.
En los comienzos del Trastorno el miedo se focalizaba únicamente en los autobuses pero pronto comenzó a generalizarse a otros estímulos llegando a tener serias dificultades para salir de casa. En el momento de solicitar nuestra ayuda las respuestas de ansiedad se desencadenaban principalmente en situaciones en las que había muchas personas, cuando se encontraba en un lugar cerrado o viajaba en transporte público (especialmente los autobuses) y no se hallaban personas conocidas cerca que pudieran auxiliarla caso de necesitarlo.
Aunque no había recibido tratamiento psicológico previo sí había intentado resolver su problema con remedios homeopáticos y libros de autoayuda que no produjeron el efecto deseado.

5EA2AE0C-3910-4A00-A0AB-AE57D33CA36D

TRATAMIENTO DE LA AGORAFOBIA:
Existen varios tipos de tratamiento de la agorafobia. Los más estudiados y contrastados experimentalmente son el farmacológico y el cognitivo conductual. El cognitivo conductual muestra como ventaja sobre el farmacológico que permanece después de cesar la administración, mientras que el que se restringe a la medicación pierde sus efectos cuando termina la toma de medicación.

CONCLUSIÓN:
La agorafobia es un trastorno que interfiere de manera significativa en la vida cotidiana de la persona que la sufre pues resulta un impedimento importante a la hora de hacer tareas normales como salir de compras, ir al cine, afectando a largo plazo también sus relaciones personales y familiares. Sin embargo puede curarse, una buena alternativa, la consulta a un psicólogo a través del teléfono, donde el psicólogo o un psiquiatra pueden darte las pautas que necesitas y que has de seguir para comenzar a enfrentarte a lo que te da miedo. Pero enfatizó, es sumamente importante que el paciente con agorafobia aprenda a no evitar ni escapar de estas situaciones, pues de lo contrario se sensibilizaría al miedo.

 

Fuentes:
-Bados, A. (2005).
Agorafobia y pánico.
Barcelona: Universitat de Barcelona.

-AMERICAN PSYCHIATRIC ASSOCIATION (APA). (2002).
Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-IV-TR.
Barcelona. Masson.

 

 

 

 

FAMILIAS TÓXICAS

 

2CAFCF71-5F9A-4585-809A-7645A06BDEF5.jpeg

La familia es el primer escenario de nuestra vida. En ella aprendemos a descubrirnos, a conocer el amor o el desamor, el aprecio o el desprecio.Es el lugar donde se desarrolla nuestro yo.

CARACTERÍSTICAS:

7ECF1218-64C5-4A1C-857F-2B02647A4BF3

1. Existe abuso o la violencia familiar
Cuando la relación familiar está basada en cualquier tipo de abuso o manipulación mental, verbal, emocional, física o sexual, es una señal clara de que tu familia es tóxica. Muchas veces esto forma parte del comportamiento normal y quienes lo viven lo toman como algo natural cuando para el exterior es más que obvio que algo malo pasa.

2.Altos niveles de emoción expresada
En familias donde alguno de los miembros presenta un trastorno mental o conductual, es frecuente que los niveles de emoción expresada sean muy elevados. La emoción expresada es un estilo de comunicación en que predominan la hostilidad, la crítica y la sobreimplicación emocional hacia la personas con el trastorno diagnosticado.
Comentarios asociados a desaprobación, insatisfacción familiar, dramatización o sobreprotección generan en la persona enferma un malestar que facilita las recaídas. Por ello es importante trabajar con los familiares acerca del estilo de comunicación y fomentar la calidez y la comprensión reales.

4. Nadie se preocupa por los demás
En una familia tóxica nadie se preocupa por cómo están los demás, solo piensan en si mismos y en sacar el mayor provecho de la desgracia de los otros. Un claro ejemplo puede verse en los testamentos cuando “mágicamente” aparecen parientes a participar de la fortuna de quien falleció sin que hasta ese momento nadie supiera de ellos, ¿aprovechados? Obvio que si y tóxicos en grado máximo.

5. La falta de comunicación
La gran mayoría de altibajos familiares son debidos a periodos en los que la comunicación no es fluida. La falta de comunicación es un predictor de conflictos, por lo que si se mantiene en el tiempo puede dar lugar a una familia disfuncional o tóxica.

 

¿CÓMO SALIR DE UNA FAMILIA TÓXICA?

95109575-1FE0-41AC-B177-843DC6F79A57

1. Establecer una distancia con tu familia. Y no nos referimos sólo a una distancia física, que aunque es deseable no es la más importante pues aunque te independices el efecto que tu familia ha tenido y tiene sobre ti todavía te afectará. Nos referimos a una distancia emocional, poder relacionarte con tu familia sin que te afecte profundamente.
2. No intentar cambiar a los miembros de tu familia, aceptarles tal y como son.
3. Entender porqué actuan como actuan y entender los patrones de relación que se han establecido en la familia. Al entender esto se alivia la carga y el sentimiento de “quizás soy yo el que no funciona”.
4. Sanar tu niño interior. Al haber vivido en una familia tóxica tu niño interior se ha quedado herido, necesita atención y mucho amor.
5. Potenciar tu adulto protector y amoroso que dará a tu niño interior lo que necesita.

CONCLUSIÓN:

Es posible salir de una familia tóxica, cuando creas tu propia familia interna la cual se trata de integrar dentro de ti un padre y madre amorosos que te guíen desde patrones constructivos en todas las áreas de tu vida y sabemos poner distancia emocional.

 

 

Fuentes:

-Rojas Marcos L. (2014)
La familia: De relaciones tóxicas a relaciones sanas
Editorial Grijalbo

-www.espaciohumano.com

ALEXITIMIA: Incapacidad para reconocer las propias emociones

36D801F7-8839-42D5-997C-2F8E6E410B7B

¿QUÉ ES LA ALEXITIMIA?
Es un desorden psíquico caracterizado por la incapacidad para identificar, reconocer y expresar emociones y sentimientos. Es un trastorno que afecta a 1 de cada 7 personas.

ORIGEN:
El origen de la Alexitima fue introducido por Sifneos un médico de Chicago en 1973, el término significa de manera literal “ausencia de palabras para expresar las emociones”.

9E6B582C-2F7E-40F9-B493-75BF13C16F4B

SINTOMAS:

  • Incapacidad de identificar, reconocer, nombrar o describir las emociones o los sentimientos propios, con especial dificultad para hallar palabras para describirlos.
  • Pobreza en la expresión verbal, mímica o gestual de las emociones o los sentimientos.
  • Falta de captación de las emociones o los sentimientos ajenos.
  • Pensamiento muy concreto y pragmático, con dificultades para el pensamiento abstracto.
  • Pensamiento centrado en detalles externos, sin conexión con el mundo vivencial interno.
  • Reducción o anulación de la fantasía, los sueños o ensueños y la vida imaginativa.
  • Falta de capacidad para la introspección y la creatividad.
  • Psicomotilidad rígida, áspera, austera o desequilibrada y escasamente expresiva.

CD41B8BF-2162-477E-8EC7-0A80C5A37723

CAUSAS:

-Rasgos hereditarios.
-Anormalidades genéticas.
-Desarrollo neuronal perturbado.
-Lesión cerebral.
-Trauma psíquico como una medida de defensa contra el estrés emocional o el trastorno de estrés post-traumático aquí la mente simplemente cierra las vías que procesan las emociones, resultando en un estado carente de las mismas.

TRATAMIENTO:
El tratamiento principal se realiza por medio de la psicoterapia interpersonal, con ella se trata de conseguir una reducción de los conflictos personales presentes en una gran parte de la vida del alexitímico y al mismo tiempo, por medio del análisis introspectivo, se busca la manera de mejorar la restricción de la conciencia emocional (capacidad para nombrar y expresar las emociones) y mejorar el pensamiento y la vida imaginaria con la aportación de reflexiones.

93C91082-CF01-4DDC-ABC2-1137C426766E

CONCLUSIÓN:
Para concluir debemos comprender que este problema es un problema importante y desconocido. La frialdad y la indiferencia de una persona podrían ser simples rasgos irrelevantes de la personalidad o síntomas de un trastorno que merece ser tratado, ya que la alexitimia dificulta el establecimiento de vínculos adecuados en las relaciones, lo que resulta en en aislamiento social y relaciones superficiales.

 

Fuentes:
Reid, R. C., Carpenter, B. N., Spackman, M., & Willes, D. L. (2008).
Alexithymia, emotional instability, and vulnerability to stress proneness in patients seeking help for hypersexual  behavior.
Journal of Sex and Marital Therapy, 34, 133–149.

Belloch A.; Sandín, B. y Ramos, F. (2009.)
Manual de Psicopatología, Volumen II
Madrid, McGraw-Hill.