Los alimentos que le hacen falta a tu cerebro para una buena salud mental

 

IMG_0277

 

La mayor parte de las personas están conscientes de que una alimentación sana es importante para reducir el riesgo de enfermedades cardiacas, de diabetes, de obesidad y de otros problemas de salud física.

En estudios recientes igualmente han sugerido que una buena nutrición puede ser también igual de importante,  para nuestra salud mental, que un cierto número de problemas de orden mental puede estar influenciado por factores alimentarios.

Aunque no existen aún pruebas científicas para demostrar de manera definitiva de los efectos de la alimentación en la salud mental, existen algunas pruebas que sugieren el hábito de una buena alimentación, protege nuestra salud mental. En otro artículo pienso abordar más a profundidad este tema, pero les adelanto algunas de las cosas que podemos hacer para comer sanamente hacia la meta de conservar una buena salud psicológica.

  • Ingerir al menos tres comidas al día, sin saltar ninguna         ( por ejemplo como el desayuno) o bien se puede ingerir 6 pequeñas comidas cada día regularmente de forma espaciada con el fin de mantener nuestro organismo activo
  • Evitar alimentos refinados y en lugar de estos dar prioridad a los alimentos completos (por ejemplo arroz integral en lugar de arroz blanco).
  • Incluir proteínas en cada comida, con el fin de abastecer de manera suficiente a nuestro cerebro con triptófano , ya que varios estudios sugieren que esté influye en el humor, al ser el precursor de formación de la serotonina.
  • Consumir una gran variedad de alimentos con el fin de obtener todos los micronutrientes en nuestro organismo, incluir carne roja con moderación y  pescados. (Son buenas fuentes de vitamina B12, nutriente que parece tener una relación con el humor y nuestro sistema nervioso).
  • Considera incluir suplementos de omega-3 que pueden reducir síntomas como en el caso de personas con depresión moderada.
  • Mantener un peso sano. La depresión afecta a las personas de manera diferente.  Algunas personas pierden el interés por la comida  y otras comen demasiado ganando peso,  cuando están tristes.
  • Limitar nuestro consumo de alcohol, ya que tiene un efecto depresivo en el cerebro, pudiendo transformar nuestro humor bueno o normal a malo.
  • Hacer ejercicio regularmente para liberar endorfinas (sustancia química dentro de nuestro cerebro que nos ayuda a sentir contentos).
  • Tomar suplementos nutricionales, en caso de ser necesario.