HAMBRE REAL O EMOCIONAL:

 

5F74CB23-00A7-420E-AB58-96117F76FD36

El comer genera en la mayoría de los casos, una sensación de bienestar. Sin embargo, el hecho de tener ansiedad, depresión, soledad o alegría son condicionantes intensos para que algunas personas coman, incluso sin tener hambre. En estos casos, la persona pierde relativamente el control del comportamiento alimentario.

RIESGOS ASOCIADOS CON LOS HÁBITOS EMOCIONALES DE COMER:

Comer sin límites puede hacer que la persona se sienta culpable y disgustada con su comportamiento o hábitos alimenticios, y esto afecta la forma en que se interactúa socialmente. Además de los problemas emocionales y sociales, este tipo de comportamiento puede llevar a un sobrepeso y a la obesidad, creando o contribuyendo con otros problemas psicológicos.
Los hábitos de comer basados en la emoción no solo afectan a la persona mentalmente, pero pueden tener también efectos deteriorantes para la salud física, ya que muchos comen “alimentos reconfortantes” que tienen alto contenido en sal, grasas y calorías.

¿QUE PUEDO HACER PARA RECONOCER ENTRE EL HAMBRE FISICA O EMOCIONAL?
Para descubrir qué nos pasa, hay que reflexionar acerca de la sensación que notamos. Cuando lo que tenemos es hambre, nos conformamos con comer cualquier alimento y así calmamos esa necesidad fisiológica. En cambio, si es ansiedad, de- seamos frenar esa sensación de angustia rápidamente con un producto concreto como puede ser algo dulce o salado.

42F1EAC3-2142-49D1-8719-2E93BAA91666

Signos de hambre emocional: • Aparición repentina        • Antojos de alimentos específicos • Necesidad de gratificación instantánea • Comer incluso cuando su cuerpo dice “suficiente” • Sentimientos de culpa después de comer.

Signos de hambre física: • Aparición gradual • Apertura a una variedad de alimentos • Disposición para esperar hasta comer • Detenerse cuando está lleno • No hay remordimientos ni culpa después de comer

DULCE O SALADO SU INFLUENCIA CON LAS EMOCIONES:
Los alimentos con un alto aporte calórico entre los que destacan los ricos en azúcares, grasas y sal son los que mas apetecen tanto en momentos de euforia como en los depresivos, porque el efecto de placer y bienestar es inmediato. Así el chocolate, las galletas y la bollería son la opción preferida cuando se tiene ansia por tomar algo dulce, en cambio, la ansiedad por comer algo salado se suele saciar con queso o con papas fritas

52023EFA-8B5A-44DF-8476-E5E2F135E27D

 

TIPS PARA EVITAR COMER TUS EMOCIONES:

  • Identificar los precipitantes: estos pueden ser imágenes que aparecen en la televisión, Aromas u olores, pensamientos.
  • Controlar las ansias.
  •  No saltarse comidas ni comer demasiado poco. Comer en comidas regulares y en pequeñas porciones.
  •  Realizar una conducta incompatible que actúe como una alternativa al comer. El momento del antojo puede durar unos 15′. Esperar a que pase.
  • Reducir las porciones y comer un poquito de cada cosa, cuánto más rico en calorías sea el alimento, más despacio hay que comer.

CONCLUSIÓN :

Hay que tratar de hacer nuestra alimentación de forma más consciente. El tomar el control sobre la comida es tomar el control sobre tu vida y tus emociones, y eso siempre es crecimiento. Por eso, si comes algo: sé consciente de ello, busca las mejores opciones y así disfrútalo sin culpa.

 

NOTA: Una dieta con cereales integrales, fruta y verduras, proteína magra y grasas saludables es la mejor manera de mantener el ritmo metabólico y el nivel de azúcar estable.

 

Fuentes:-Booth, D. A. (1994). Psychology of nutrition. London: -Taylor and Francis.
-www.helpguide.org

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s