EFECTOS PSICOLÓGICOS DE LOS COLORES

9CEEB678-0BC3-4141-AFB5-FD169014EDB0

Uno de los primeros estudiosos que analizó las propiedades del color fue Aristóteles, quien describió los “colores básicos” relacionados con la tierra, el agua, el cielo y el fuego.
Posteriormente, Leonardo Da Vinci, siguiendo las definiciones de Aristóteles, clasificó los colores básicos en Amarillo, Verde, Azul y Rojo, pero también agregó 2 nuevos colores: el Blanco, como receptor de todos los demás colores y el Negro -la oscuridad- como su ausencia.

La psicología de los colores fue estudiada por Goethe quien había manifestado el efecto íntimo del color sobre los individuos. Las opiniones respecto a cómo se interpreta el color son variadas, autores como la psicóloga y socióloga Eva Heller, experta en teoría del color, realizó estudios que quedan reflejados en la obra “Psicología del color “,y es un referente actual en la materia. Así también respalda que los colores y los sentimientos no se combinan de forma accidental, sus asociaciones no son cuestiones de gusto por el contrario refieren experiencias universales.

35D8206D-D96B-42AF-9D9D-1463BD6CC366

¿CÓMO AFECTAN LOS COLORES A NUESTRO CEREBRO?
Las diferentes longitudes de onda captadas por nuestra retina se convierten en  impulsos eléctricos que llegan al sistema nervioso, específicamente al hipotálamo, centro rector de los procesos hormonales y endocrinos.

63BFE4F5-83C5-413E-B3A8-40A39F9B537B

SIMBOLOGÍA DE LOS COLORES:

ROJO: Es el color del fuego y de la sangre, produce calor. Es el más caliente de los colores cálidos, se relaciona con la pasión, los impulsos y el peligro. El rojo aumenta la tensión muscular, el deseo y la excitación.
Es el color de la vitalidad y la acción, ejerce una influencia poderosa sobre el humor de los seres humanos. Si ocupa grandes espacios en una habitación puede resultar agobiante, en cambio si se utiliza en pequeños detalles brinda calidez. Es una buena contraposición a los colores neutros ya que el rojo les da vida.
Su aspecto negativo es que puede generar actitudes agresivas, incluso despertar la cólera., Vigoroso, impulsivo, activo, simpático

NARANJA: se relaciona con la comunicación, el equilibrio, la seguridad y la confianza. Es propicio para trabajar en equipo, ayuda a la interrelación y a la unión.
Sin embargo el naranja oscuro debe usarse con moderación, pues puede causar una sensación de desamparo e inseguridad.

AMARILLO: también es un color de gran energía, pues se asocia con la luz del sol. Es caliente, expansivo, activa la mente para que se abra para nuevas ideas. Ayuda en el aprendizaje, pues afecta el plexo solar. Ese color alimenta el ego, por lo que en exceso puede hacer la persona “egocéntrica”. El amarillo y el blanco juntos deben ser usados con moderación, pues pueden causar sensación de inseguridad e inestabilidad. Los tonos de amarillo oscuro, como el mostaza, usados en exceso, pueden ejercer un efecto negativo como pesimismo y negatividad.

VERDE: Es el color más tranquilo y sedante. Evoca la vegetación, el frescor y la naturaleza. Es el color de la calma indiferente: no transmite alegría, tristeza o pasión. Cuando algo reverdece suscita la esperanza de una vida renovada.

BLANCO: implica inocencia y pureza. Simboliza un nuevo comienzo. Nos ayuda en momentos de estrés y nos ayuda a seguir adelante y poner el pasado atrás. Significa igualdad y unidad. Se utiliza en temas relacionados con la medicina y la salud.

ROSA: Los rosados proporcionan calor, afecto y pueden ser relajantes. Los tonos rosados más calientes tienen efecto positivo, pues hacen las personas más activas y con deseos de progreso.

AZUL: el azul es un color terapéutico, que relaja, calma y enfría. Puede asociarse a la lealtad, integridad, respeto, responsabilidad y autoridad. Pero si se usa en exceso, puede dejar el ambiente frío, puede hacer que la persona se quede indiferente, retraída y con sueño.

MARRÓN: Asociado con lo conservador, perseverante, la suciedad y con todo lo que es viejo. Produce una depresión cuando se emplea solo.

GRIS: Un color neutro, sin carácter y sin fuerza, donde el blanco se ve sucio y el negro débil, lo que lo asocia irremediablemente con el conformismo, la indiferencia y la vejez. Apagado y aburrido también es símbolo de la soledad y de los sentimientos sombríos, como inquietud, necesidad, envidia, tristeza o culpa.

NEGRO:Tradicionalmente el negro se relaciona con la oscuridad, desespero, dolor, formalidad y solemnidad. Es la ausencia del color y de toda impresión luminosa, es lo opuesto a la luz ya que concentra todo el sí mismo. Es el color de la tristeza y puede determinar todo lo que está escondido y velado.

CONCLUSIÓN:
El color influye e interactúa en el ser humano influenciándolo psicológica y fisiológicamente ya que el color ha sido, es y será un lenguaje que responde a una necesidad a través de un mensaje y por tanto crea una funcionalidad.

 

Fuentes:
-Michel Pastoureau, Azul: Histotia de un color, Paidós, Madrid, 2010.
– Heller, Eva (2008). Psicología del Color. Barcelona: Gustavo Gilli SA