38FBB13D-B177-4C0F-BC10-8398EF2B1DB5

La palabra francesa voyeur deriva del verbo voir (ver) con el sufijo de agente –eur, y significa «el que ve». De ella procede el castellano «voyerista».

El voyeurismo o escoptofilia, es un trastorno perteneciente a las parafilias, que consiste en la obtención de excitación sexual al observar en forma oculta y sin el consentimiento de las victimas, quienes están desnudas o realizando alguna actividad sexual. Tal acto frecuentemente va asociado a la masturbación, pero no hay realización de acto sexual posterior a dicha conducta. El voyeurismo adquiere carácter compulsivo, puede ser pasajero pero frecuentemente es de curso crónico.

Freud considera una variante del voyeurismo en modalidad auditiva, la escucha de cintas en las que una mujer describe sus sensaciones al masturbarse o conversaciones telefónicas.

38E4BAE7-CDB5-4C5E-998E-9A5D17903DA7

CAUSAS:
Estudios al respecto señalan que un adulto con este problema revela que en su niñez y pubertad recibió estímulos visuales, auditivos o táctiles, que por razones variadas adquirieron particular significado para él o ella. Por ejemplo, en algunos casos su origen puede relacionarse con abuso sexual infantil, o con la prohibición cruel y reiterada para manifestar su curiosidad infantil en torno a temas sexuales.

Las prohibiciones y castigos constantes, ante la curiosidad natural del niño de saber y descubrir, de ver, de mirar y observar las relaciones afectivas y sensuales entre adultos, o que el niño se toque los órganos sexuales, provocan la necesidad y el deseo de mirar y de ver, desarrollando de adulto en el caso de algunas personalidades más sensibles, este tipo de parafília.

1A082733-3175-493D-8F86-B85878F08D12

CARACTERÍSTICAS DEL VOYEUR O VOYERISTA:

  • Aparece predominantemente en hombres, normalmente heterosexuales
  • Encerrado en si mismo
  •  Persona tímida
  •  Tiende a ser mirón
  •  Se esconde para observar a los demás
  •  Siente placer y/o excitación al ver a los demás a escondidas
  •  No es alguien violento o agresivo
  •  Puede ser un potencial abusador sexual

295ED7B5-CDF7-42CC-BECC-98A47FA1F1BF

TRATAMIENTO:

Los voyeuristas solicitan tratamiento con mucha menos frecuencia que los exhibicionistas (son sorprendidos con mayor dificultad).

En general las parafílias responden mejor a un programa terapéutico multimodal que incluye diferentes técnicas cognitivo-conductuales. También sabemos que en los casos más severos el uso de hormonas androantagonistas ofrecen una cobertura temporal que aumenta la posibilidad de una resolución positiva del desorden a lo largo de una terapia cognitiva-conductual.

CONCLUSIÓN:

Hay algunos trastornos del desarrollo psicosexual que no hacen daño a nadie, pero otros como el voyeurismo o el exhibicionismo que se convierten en un malestar para terceras personas. Como regla básica, cualquier desarrollo psicosexual equilibrado debe respetar la dignidad de todas las personas y su consentimiento.

Cuando alguien no se siente satisfecha con su identidad sexual, o piensa que tiene problemas de desarrollo psicosexual, lo más indicado es consultarlo con un especialista y evitar conductas que puedan dañarte a ti u a otras personas.

 

 

Fuentes:

-Muse M. (2000)
Las parafilias
Revista de Psicoterapia.

-Wajcman, Gérard (2011)
El Ojo Absoluto.
Ediciones Manantial. Buenos Aires, Argentina.