BAJA TOLERANCIA A LA FRUSTRACIÓN

A75890E2-33DB-463B-94EC-24524339B6C1

¿QUÉ ES LA FRUSTRACIÓN?

La frustración es una típica respuesta emocional que manifestamos los seres humanos cuando se produce el fracaso de un deseo o esperanza, es decir, consiste en un sentimiento muy negativo, desagradable y que está en estrecha vinculación con las expectativas insatisfechas por no haber podido conseguir lo que se buscaba o quería.

¿CUÁNDO SE APRENDE A MANEJAR LA TOLERANCIA A LA FRUSTRACIÓN?

Esta se aprende a manejar durante la infancia mediante la privación o la demora a las peticiones de los pequeños, pero en muchos casos se inhibe dicho aprendizaje, porque los padres de familia ceden ante todas las peticiones de los hijos por múltiples razones como: culpabilidad por pasar largas horas en el trabajo y quieren compensarlo cumpliendo caprichos, por evitar la insistencia o el llanto de sus hijos o temor al rechazo de los menores.

5DF772CE-9153-4F83-86B9-77A2C8FDA818

ASPECTOS CON LOS QUE ESTA RELACIONADA LA BAJA TOLERANCIA A LA FRUSTRACIÓN:

  • Una percepción exagerada, y errónea, de la situación que estamos viviendo.
  • La creencia de que no podemos ni queremos vivir el malestar que estamos experimentando.

¿CÓMO SON LAS PERSONAS QUE SABEN TOLERAR LA FRUSTRACIÓN?

Para ellas la vida es más agradable, más fácil y con menos estrés, son capaces de convertir los problemas en nuevas oportunidades, tienen más probabilidades de resolverlos porque no reaccionan ante ellos con tanta intensidad ni intentan escapar para no sentir, aceptan con más facilidad el dolor, el sufrimiento, la incomodidad, el fracaso, etc, y no dejan que estas cosas les perturben excesivamente.

ESTRATEGIAS PARA MANEJARLA:

  • Hacer consciente los sentimientos que genera la frustración y analizarlos.
  •  Diferenciar los deseos de las necesidades, y saber postergar o desechar los deseos cuando no se puedan satisfacer.
  •  Controlar los impulsos y analizar las consecuencias que se han tenido cuando se actúa dejándose llevar por los mismos.
  • Aprender a soportar las molestias e incomodidades.
  • Evitar conductas adictivas o evasivas.

1FDCCD4B-B548-4F8B-8B45-FACC8F79285A

 

CONCLUSIÓN:

En nuestros días es muy común que los niños, adolescentes y jóvenes se muestren intolerantes cuando se enfrentan a una situación frustrante y lo vivan como si ocurriera la peor de las catástrofes. Los sentimientos de frustración son normales cuando no se cubre o se demora una expectativa, lo que no es normal es que se reaccione con ansiedad, estrés, llanto, insistencia, exigencia hacia las demás personas o incluso con violencia.

Fuentes:

-Amaya Guerra J. (2015)

Inteligencia de la frustración 

México. Editorial Trillas

-D’Alessio, L. (2011)

Mecanismos Neurobiológicos de la Resiliencia. 

Buenos Aires. Polemos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s