Categorías
ansiedad Emociones Fobias la salud mental Psicologia y bienestar Sin categoría

AGORAFOBIA

905BE282-8687-4C7B-AC17-FA2D7804DB4D

ORIGEN DE LA PALBRA:
La palabra agorafobia es el miedo irracional a los espacios abiertos, como plazas y avenidas anchas. Proviene del griego: ἀγορά (agora = asamblea, plaza pública, mercado, discurso, ver: ágora) y φοβiα (fobia = temor, ver: fobia).

Esta palabra fue acuñada por el psiquiatra alemán, Karl Friedrich Otto Westphal en un libro publicado en 1872, Archiv für Psychiatrie und Nervenkrankhein (Archivo de Psiquiatría y Enfermedades Nerviosas). La traducción alemana de ἀγοράφοβiα es Platzfurcht (Platz = espacio; Furcht = miedo).

SINTOMAS PSICOLÓGICOS:

  • El miedo a estar o a quedarse solos en muchos de los lugares a donde han de ir.
  •  A partir del anterior, desarrollan una dependencia a otras personas. Se sienten más seguros y tranquilos si van acompañados de una persona de confianza.
  •  El miedo a perder el control en un lugar público.
  • El miedo a estar en lugares de donde pueda ser complicado salir; si llegaran a sentirse mal.
  • Miedo a viajar en transporte público; por no poder escapar de allí si se encontraran  ansiosos.
  • Miedo a esperar su turno en una cola; así como estar en sitios donde hay mucha gente.
  •  En muchas ocasiones, se sienten tristes o desanimados por lo que les ocurre y que no pueden controlar. Se sienten incapaces de superarlo.
  • Debido a todos estos síntomas, terminan pasando mucho tiempo sin salir de casa; y esto, supone un aislamiento social.

FF916C96-CC20-4302-B0AD-84461E4E6922

EJEMPLO DE UN CASO DE AGORAFOBIA:
Una paciente indicó que todo comenzó mientras estudiaba en la universidad, a los 23 años. Una mañana tomó un autobús lleno de gente y sintió una fuerte sensación de sofoco, opresión en el pecho y náuseas que le hicieron vomitar. Desde entonces teme las situaciones en las que hay aglomeración de personas y los autobuses repletos de gente.
En los comienzos del Trastorno el miedo se focalizaba únicamente en los autobuses pero pronto comenzó a generalizarse a otros estímulos llegando a tener serias dificultades para salir de casa. En el momento de solicitar nuestra ayuda las respuestas de ansiedad se desencadenaban principalmente en situaciones en las que había muchas personas, cuando se encontraba en un lugar cerrado o viajaba en transporte público (especialmente los autobuses) y no se hallaban personas conocidas cerca que pudieran auxiliarla caso de necesitarlo.
Aunque no había recibido tratamiento psicológico previo sí había intentado resolver su problema con remedios homeopáticos y libros de autoayuda que no produjeron el efecto deseado.

5EA2AE0C-3910-4A00-A0AB-AE57D33CA36D

TRATAMIENTO DE LA AGORAFOBIA:
Existen varios tipos de tratamiento de la agorafobia. Los más estudiados y contrastados experimentalmente son el farmacológico y el cognitivo conductual. El cognitivo conductual muestra como ventaja sobre el farmacológico que permanece después de cesar la administración, mientras que el que se restringe a la medicación pierde sus efectos cuando termina la toma de medicación.

CONCLUSIÓN:
La agorafobia es un trastorno que interfiere de manera significativa en la vida cotidiana de la persona que la sufre pues resulta un impedimento importante a la hora de hacer tareas normales como salir de compras, ir al cine, afectando a largo plazo también sus relaciones personales y familiares. Sin embargo puede curarse, una buena alternativa, la consulta a un psicólogo a través del teléfono, donde el psicólogo o un psiquiatra pueden darte las pautas que necesitas y que has de seguir para comenzar a enfrentarte a lo que te da miedo. Pero enfatizó, es sumamente importante que el paciente con agorafobia aprenda a no evitar ni escapar de estas situaciones, pues de lo contrario se sensibilizaría al miedo.

 

Fuentes:
-Bados, A. (2005).
Agorafobia y pánico.
Barcelona: Universitat de Barcelona.

-AMERICAN PSYCHIATRIC ASSOCIATION (APA). (2002).
Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-IV-TR.
Barcelona. Masson.

 

 

 

 

Categorías
Fobias la salud mental Psicoeducación Salud Trastorno de la personalidad

MIEDO A LA SANGRE O HEMATOFOBIA

 

8DDE8C48-9C8A-4745-8E23-758BDA4B2E4E

Hematofobia también conocido como hemafobia o hemofobia, es un trastorno psicológico caracterizado por temor exagerado o irracional de ver sangre.

Quienes tienen fobia a la sangre presentan un intenso miedo y  evitación de situaciones en las que se pueda estar en contacto, tanto directo como indirecto, con sangre, inyecciones o heridas. Es muy frecuente en niños, donde se sitúa el inicio de la fobia, y puede ser muy incapacitante de cara a pruebas médicas necesarias para la salud y su prevención.

Los síntomas más comunes de la hematofobia son:

  • mareos
  • excesiva sudoración
  • temblores de las articulaciones
  • náuseas
  • molestias estomacales
  • sensación de nerviosismo.

45E1CCAF-D634-46EA-8684-A2FFD0DAAAE6

Esta fobia a la sangre es algo diferente respecto al resto de las fobias, la diferencia se basa en una respuesta del cuerpo ante la sangre, en la que este produce una respuesta BIFÁSICA. 

  1.  Primera fase. Al igual que en las demás fobias se produce un incremento de la presión arterial y frecuencia cardíaca. También sudoración, nerviosismo, etc.
  2. Segunda fase. Se produce una rápida caída de la presión sanguínea y de la frecuencia cardíaca, acompañado de la sensación de desfallecer, de frío y palidez, lo que frecuentemente va seguido del desmayo.

CAUSAS:
A veces, la hemofobia tiene sus orígenes en una experiencia de la vida real, y puede generar miedo a inyecciones o miedo a desmayarse. En estos casos, la experiencia traumática desencadena una sobresensibilización a la sangre.

El trauma puede incluir fuentes secundarias de exposición, tales como:

  • escuchar una historia traumática de alguien
  •  ver una película con contenido atemorizante
  • ver imágenes sangrientas
  • En otros casos, puede no haber ninguna fuente o experiencia causante del trauma, pero el paciente podría reaccionar violentamente cuando se expone a la visión de sangre.

00EA7802-31C4-4BB1-8DFE-7D01B04F1F33

TRATAMIENTO:

Los tratamientos de hemofobia incluyen un gran número de terapias psicológicas diversas centradas en torno a la desensibilización gradual de las fobias del paciente.
Es importante someterse a una desensibilización bajo supervisión de un profesional médico, pues los intentos caseros para exponerse a sangre suelen traumatizar aún más al paciente, aumentando así su fobia.
Otros tratamientos incluyen medicamentos contra la ansiedad, los cuales se toman antes de los procedimientos médicos que pudieran exponer sangre.

CONCLUSIÓN:
Si te encuentras en esta situación y el miedo a la sangre no te permite seguir tu vida con normalidad es bueno que visites un psicólogo o cualquier otro especialista en la salud mental, el cual te ayudará a estudiar en profundidad la situación que atraviesas y diseñará la terapia más indicada para ti.

 

Fuentes:
-Sarlo, M., Buodo, G., Munafò, M., Stegagno, L., y Palomba, D. (2008). Cardiovascular dynamics in blood phobia Evidence for a key role of sympathetic activity in vulnerability to syncope. Psychophysiology, 45, 1038-1045.

-Sánchez‐Navarro, J. P., Martínez‐Selva, J. M., Carrillo‐Verdejo, E., Maldonado, E., Pi‐ neda, S. y Torrente, G. (2014). Variabilidad del ritmo cardiaco y flujo salivar en la fo‐ bia a la sangre y fobia a las serpientes. Psicológica, 35, 143